La Valencia Fashion Week contra la crisis

La reducción de costes no empaña la cita más esperada de la moda en la capital del Turia


Interior del Ágora en al Valencia Fashion Week | Fotografía: Ana R. López

M. Abril| Del 13 al 15 de septiembre se ha venido celebrando en el Ágora, que forma parte del complejo arquitectónico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, la décimo tercera edición de la Valencia Fashion Week (VFW). Ha estado marcada por la omnipresente crisis. En las últimas ediciones de septiembre y febrero se pudo disfrutar de cuatro intensos días de pasarelas que han sido reducidos a tres en el último ciclo. Aún así, el respetable, los medios y los entendidos en la materia no han querido perderse las tendencias para la etapa primavera-verano del 2013.

Ágora industrial

Zona del desfile

En esta edición, se ha buscado limitar los costes y por ello se ha apostado por un diseño más sobrio y reducido. Así como en años anteriores todo parecía más elegante, con paredes en negro y pasarela en blanco, esta vez se ha apostado por acortar el espacio con centenares de palés que dotan al lugar de un aire más industrial, más informal pero igual de efectivo. Los focos y altavoces se posan sobre estos dejándose al desnudo para dar más sensación de cercanía. Las modelos recorren la moqueta casi rozando al público con el sentido de tener la moda más cerca. Cada diseñador se trabaja su recorrido. Las sillas aquí o allá, una escenografía u otra, unos con la firma adherida a la pared y otros al raso. Cinco cañones de luz alumbran a las modelos. Tres por la parte trasera y dos de manera frontal. Se quejaba uno de los diseñadores de que su pasarela contaba con cinco modelos desfilando a la vez por lo que -deducía- que dos de ellas quedarían sin ser enfocadas. Esto supondrá seguramente un cambio escenográfico de última hora.

Pistoletazo de salida

Diseño de Bibian Blue

Diseño de Moisés Catañeyra

El backstage, conforme se acerca la hora del desfile, es un ir y venir de modelos. La zona de peluquería y maquillaje es un hervidero de coloretes, laca y los últimos peinados. El jueves 13 contaba con platos muy fuertes. Pese al mal fario que podía traer el dichoso número supersticioso, Bibian Blue hizo volar cualquier superchería. Fiel a su estilo de corsetería hizo aplaudir al respetable cada uno de los modelos de la diseñadora. Modelos que simulaban ser muñecas con un punto de niñez. Para esta ocasión, al diseñadora elige tonos pastel que en ocasiones  contrastaban con negros y marrones dulces, plasmados en tejidos vaporosos combinados con gasas y tules. Entre los rostros conocidos se pudo ver a la presentadora de Telecinco, Sandra Barneda. Moisés Cataneyra se centra en el contraste blanco-negro, dotando algunas de las piezas con transparencias para resaltar la figura femenina. Sobre cuñas de diseño imposible que hicieron caer a algunas de las maniquís, los vestidos mostraban líneas de influencia japonesa.

Diseño de Gabriel Seguí

Gabriel Seguí marcó desde el primer momento su propuesta para la próxima etapa primavera-verano. La diseñadora insiste en que “el cuero también se puede llevar en verano” y exhibe biquinis y vestidos cortos en crudo, naranja o berenjena combinados entre sí. Algunos llevaban motivos florales culminados al centro con pequeños cristales naturales. El último desfile del día era para uno de los platos fuertes de la VFW.

Diseño de Álex Vidal

Álex Vidal portaba hasta el Ágora un trocito del aire marroquí. Un zoco (mercadillo típico de los países árabes) presidía los vanos de acceso de las modelos. Especias y colores iluminaban y perfumaban dichas entradas. La línea buscaba un contraste cromático entre negros, marrones arena, fresas o azules que retrotraían a los allí congregados, más que en los anteriores desfiles, a las noches del exótico Marrakech. Hasta el evento se acercaron también: el amigo de Vidal, Luis Medina, la presentadora de informativos de Canal 9, Maribel Vilaplana o María Abradelo.

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Segunda entrega

Desfile de Aurelia Gil

La nueva jornada,  ni por asomo menos importante, Aurelia Gil abría la ronda de desfiles. Con el tema “Somewhere over the Rainbow” la diseñadora ya daba pistas de por donde iba a caminar su colección. Extrajo de la película “El Mago de Oz” la tonalidad y el mensaje para transportarlo hasta sus diseños. Combinaciones de colores pasteles con tonos más llamativos como amarillos solares y estampados naif. Gil pretende mostrar a una mujer valiente, sexy y actual.

Desfile de Antonio Sangoó

Tras unos minutos de cambios para las modelos, que son las mismas para cada uno de los desfiles, Antonio Sangoó era el primero en mostrar una línea masculina sin olvidar a la mujer. Como divido en dos, en la primera parte, Sangoó se centró en el contraste blanco-negro con complementos dorados. Para los hombres escogía alguna transparencia e introducía la falda. Líneas marcadas que evocaba a diversos ambientes como fue el caso de la segunda parte del desfile donde apostó por tonos más atrevidos como el verde o el azul. Desde vestidos cortos a piezas vaporosas muy elegantes.

Desfile de Encarnis Tomero

La firma Encarnis Tomero emuló a las aves en su desfile. Atraídas por la fantasía de los pájaros quisieron mostrar a una mujer “astuta y sutil”. Tonalidades múltiples combinadas como el naranja, el color champagne o el marrón tabaco con estampados geométricos superpuestos sobre telas lisas de gasa o lino, culminadas la mayoría de las piezas con plumas.

Desfile de Guillermo del Mar

Guillermo del Mar era otro de los más esperados. Su colección “Madame Butterfly” mostraba a una mujer libre, sin ataduras, como la vida misma. Los diseños emulaban a la libertad del vuelo de una mariposa, muy presente en los estampados y complementos de la colección presentada. Gasa o algodón se coloreaban de tonalidades “reinterpretadas” del blanco y el negro, unidos a tonos rosas y rojos.

Desfile de Juana Martín

Con el técnico de sonido, cual DJ, presidiendo la pasarela, comenzaba el desfile de Juana Martín. Una línea, sobre todo, de baño en tonos almendra, gris perla o rosa empolvado. Algunas de las piezas portaban remaches dorados que se unían a los complementos de joyería. Biquinis, bañadores o elegantes trajes cortos  conjuntados con texturas vaporosas y broderie.

La noche la culminaba el beirutí, Assaad Awad. La apuesta más atrevida hasta el momento cerraba el penúltimo día de la VFW. La comparación histórica era una de las metáforas de los tejidos. El cuero como la “tradición

Desfile de Assaad Awad

más antigua del ser humano” y el látex como motivo del avance técnico. Piezas artísticas que evocaban una sensación de fragilidad y peligro, de ahí su evocación a la medusa. Máscaras doradas, látex de estilo neoprénico transparente que se adhería a la piel de los modelos masculinos y cuyas partes íntimas eran ocultadas por pequeñas zonas oscuras. El colofón lo ponía El Hombre de Negro. Oculto en su gabardina encapuchada aparecía, bajo el aplauso del público, metido en su personaje, para dar paso al diseñador que tras su saludo daba por terminada esta segunda etapa.

Últimos retoques

JavieryJavier

El último día de la semana de la moda en Valencia no tuvo nada que envidiar a sus anteriores jornadas. El público se concentró de manera masiva ante los distintos desfiles que se tenían preparados como cierre de la Fashion Week. La tarde la abrió la Colección Manumisión de Javier y Javier, una pasarela repleta de colorido, estampados y yuxtaposición de tejidos. Una apuesta muy fresca de cara a la etapa primavera-verano 2013. Desde colores metalizados, pasando por el blanco más puro en uno de los vestidos más bellos de la colección hasta llegar a tonos más oscuros. Tocados elaborados con sumo detalle. Una búsqueda de la libertad en vestidos que iban de lo retro a lo futurista.

Colección Alejandro Resta

Seguidamente, y anunciado por la ráfaga musical con antelación, Alejandro Resta nos exponía su apuesta. El diseñador fue uno de los más aclamados en la tarde del sábado. El marfil y el dorado cubrían cada uno de los vestidos. Resta quiso evocar al respetable a la antigua Grecia, a la diosas mitológicas más exóticas. Diseños que realzan la figura femenina hasta la sensualidad más elegante. Prendas elaboradas en malla metálica de bronce combinadas con la gasa o el punto.

Desfile de Miguel Vizcaíno

Miguel Vizcaíno centra su colección, y así lo indica en el nombre, en Lilith; la primera mujer en pisar el Edén. La primera modelo, tras un baño dorado, se paseaba por la moqueta como si de Lilith se tratase. Vestidos que iban desde los colores más metalizados hasta los estampados más llamativos siempre sin perder la elengancia. Desde un gris perla hasta un rojo fuego. De la seda natural a la lycra. Una colección repleta de misticismo, sensualidad y brillo propio.

Quienes cerraban la tarde eran Adrián Salvador y Lucas Zaragosí bajo su firma

Desfile de Siemprevivas

Siemprevivas. En esta colección titulada If you Leave quisieron recurrir a la notalgia, a la “soledad de una cama vacía”. Los tonos pastel, verdes menta o azules suaves se hacían con la mayoría de propuestas no sin olvidar la elegancia del negro. Diseños nada estrambóticos. Cortes sencillos que están en el recuerdo de cada uno de los asistentes.

Una semana de la moda que ha salido triunfal de una situación complicada en todos los ámbitos y que seguro habrá dado fuerza a la organización para una próxima cita.

Anuncios

Publicado el 15 septiembre, 2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: